¿Es la hípica un deporte elitista?

¿Es la hípica un deporte elitista?

Depende. Depende del país. Es complicado estimar el grado de “popularidad” de un deporte, pero los buenos análisis siempre deben estar soportados por números. Por ejemplo, según la federación hípica de Alemania, en este país hay un total de 1,24 millones de personas que practican deportes ecuestres. En los Países Bajos, el número de jinetes federados ya supera los 140.000 y en Francia ya van por los 600.000. Sí, ya sé que estos países tienen más habitantes, por lo que a continuación tienes una tabla con los porcentajes:

País

Licencias

Población total

Porcentaje

Alemania

1.240.000

81.000.000

1,531%

Francia

600.000

67.000.000

0,896%

Países Bajos

140.000

17.000.000

0,824%

España

20.000

47.000.000

0,043%

 

Con semejante comparación de números, parece obvio que en algunos países la hípica es más exclusiva que en otros.

Por otro lado, es importante mantener en mente que, lo que principalmente diferencia a la hípica de otros deportes denominados “populares” es la necesidad de contar con un animal, el caballo, con el cual deben establecerse vínculos por parte del deportista, eso supone horas dedicadas a cuidados, veterinario, alimentación, herrería, etc. En este sentido, independientemente de que se trate de un deporte elitista o no, es indudable que la hípica de competición requiere invertir un elevado número de horas, no sólo desde la perspectiva de los entrenamientos, si no desde la perspectiva del cuidado y vinculación con el caballo.

Si analizamos los costes, se entiende el mito: el caballo, el material y accesorios, el mantenimiento (alojamiento, alimentación, veterinario, herrador, etc.) y la participación en concursos (coste de inscripción, desplazamientos de jinete y caballo, etc.) resulta casi imposible de afrontar por parte de los bolsillos medios españoles.

Y es ahora, tras estas reflexiones es cuando aparece una de las conclusiones más evidentes, tal vez a la hora de determinar si la hípica es un deporte elitista o no, debamos distinguir entre la hípica de competición y la hípica para aficionados, ya que si eliminamos los costes derivados de la propia competición y de la posesión de un caballo, no parece suponer elevados costes.

Y tú, ¿consideras la hípica un deporte elitista?

Posted on 2016-08-19 0 2300

Leave a CommentLeave a Reply

You must be logged in to post a comment.

Blog archives

Latest Comments

No comments

Blog search

QR code

Recently Viewed

No products

Menu

Compare 0
}